miércoles, 6 de abril de 2011

Un mal año lo tiene cualquiera

He llevado hasta ahora una vida plena y feliz, no me daba cuenta de la suerte que tenía.

Siempre he pensado que a cada año malo le sigue uno bueno, mi pensamiento siempre optimista me hacía ver la vida así. Nunca me quise darme cuenta de que la fórmula también funciona al revés.


Tras el mejor año de mi vida, el 2011 está siendo el peor que jamás he vivido. Y eso que al final no entré a turnos.

3 comentarios:

Lore dijo...

Ehhhhhhh, ¡para! que acaba de comenzar el año, y verás como se arregla, piensa en la suerte de los turnos, que por algo se empieza.

No hay mal que cien años dure, así que ánimo y a por todas...las buenas ¡claro!
Un abrazo.

simplemente yo dijo...

Bueno, yo sé que no hay nada que pueda ya compensar este año, pero al menos puede que algo haga que la balanza se incline un poco hacia lo bueno. Prometo intentarlo. Besos

Ana la Rana dijo...

Caray Potsis!!
Tiempo sin pasar por aquí y leo malas noticias :(
Yo no estoy de acuerdo en que haya años malos y años buenos... simplemente son rachas, a veces duran más y a veces menos, y ¿sabes? la que estás pasando ahora también pasará :)
Un abrazo y ánimos!
*A*